Cómo implementar estrategias de copywriting sin morir en el intento

“No, Patricio. Un ejemplo de copywriting no es el menú de la fonda que acostumbras visitar”. Es un poco más complejo que eso.

Para empezar, las técnicas de copywriting están pensadas para el ambiente digital. Si bien son estrategias para que el usuario compre o recuerde tu producto, este mensaje debe tener algunas de las siguientes características:

  1. Keyword o palabra clave. Debe quedar claro el producto que deseas ofrecer, para ello debes identificar la palabra como el usuario busca tu palabra en el navegador. Un error muy frecuente es esconder el producto o servicio mediante metáforas que buscan adornar el sentido del texto, pero si la palabra clave no está presente en el copy, jamás llegará al público objetivo. Esta vez, tendrás que ocultar a tu poeta interno.
  1. Google es tu amigo, no lo olvides. Es importante pensar en que tu texto se encuentra inmerso en el espacio virtual que está a disposición de varios buscadores. Piensa en el copywriting como la forma como a Google le será más sencillo encontrarte, para ello necesitas darle elementos. Tu palabra clave no solo debe estar escrita en tu texto (y estar muy presente en el artículo que escribas), también en la liga y en la vista previa del link con el que vas a compartir tu contenido.
  1. Exalta los beneficios de tu producto. Debido a la alta competencia en prácticamente cualquier artículo que se te venga a la mente, es importante dejarle claro al usuario cuál es el beneficio extra que tú puedes ofrecer, que puede ser desde características del producto, hasta facilidades de pago, alternativas de entrega o incluso apelar a los casos de éxito, si tu marca los tiene.
  1. Las emociones. Sí, una vez más insistiremos con la parte emocional, y es que ninguna campaña puede ser realmente efectiva si no empatiza con el usuario. Hay que hacer sentir al usuario la emoción que puede experimentar al probar tu producto. Recuerda que la mayor parte del tiempo, compramos pensando con nuestras emociones: ¿Cómo se verá esta prenda?, ¿me gustará el sabor?, ¿cómo sería tenerlo?
  1. Sé directo. ¿No es desesperante que una persona dé un largo preámbulo para contarte un chisme? Sé breve, y si quieres desarrollar una historia, hazlo de la forma más amena posible. Usa elementos visuales para acompañar tu historia, y usa el lenguaje más sencillo que sea posible, esto depende de tu marca.

Desarrollar una historia es más complejo y divertido de lo que podrías imaginar. Atrévete a darle un giro a tu campaña, pasa de ser un vendedor a un contador de historias. La diferencia más importante entre ambos es que el primero puede ser indeseable; al segundo puedes escucharlo todo el día y hasta puede influir en tu opinión.

Por: Sol Girón