Aumenta tu productividad con estos tres métodos

De acuerdo a Paul J. Meyer, uno de los autores más leídos en el campo del desarrollo profesional, “la productividad nunca es un accidente. Es siempre el resultado de un compromiso con la excelencia, la planificación inteligente y el esfuerzo concentrado”. Es común distraerse muy fácilmente cuando estamos trabajando, lo que hace el trabajo se acumule y sea más difícil organizarlo. Por otro lado, existen muchos métodos enfocados a desarrollar la productividad. Todo se resume a experimentar un poco con ellos y ver cual es el ideal para ti.

Así que, te damos algunos tips para que puedas aumentar tu productividad sin complicaciones.

  1. Aprender a delegar: Para poder ser parte de un equipo efectivo, también es necesario saber hasta donde podemos abarcar. Al momento de querer acaparar todo el trabajo, le quitas la oportunidad de aprendizaje a otro integrante del equipo. Por otro lado, generas un letargo en el trabajo al tener un exceso de pendientes que no resolverás rápido y eficientemente.
  2. Planificar tus tareas de manera eficiente: Este método se basa en planear logros a corto, mediano y largo plazo. De esta forma, estarás fraccionando tu meta principal en pequeñas acciones que puedes hacer diariamente. Este paso te ayudará a crear un organigrama para priorizar tus pendientes y evitar una acumulación de trabajo.
  3. Aplica ciclos de productividad: Muchos expertos en liderazgo como Tony Schwartz o Peter Drucker recomiendan este método. Este consiste en centrarse trabajo, o en la tarea que debes realizar, por 90 minutos, descansar por otros 5 y así sucesivamente. Se toma esta brecha de tiempo debido a que diversos estudios indican que nuestro pico de concentración sucede entre los 60 y 80 minutos para después decaer a los 90 minutos.

Es hora de posponer el tiempo de ocio

Estas pequeñas acciones puede hacer que acabemos nuestros pendientes más rápido y utilicemos mejor nuestro tiempo. Es muy importante quitar todas las distracciones a nuestro alcance como, por ejemplo, las redes sociales.