Cómo aplicar storytelling a una estrategia de contenidos corporativos

Un buen storytelling transforma un estudio de caso de una empresa en historias humanas entrañables y claro, más clientes.

El 23 de octubre de 2001 Steve Jobs, el fundador de Apple presentó el primer reproductor digital de música con el lema “1000 canciones en tu bolsillo”.  De manera simple describió la experiencia de poder tener una cantidad infinita de música disponible todo el tiempo por primera vez en la historia.

Esta anécdota es el mejor ejemplo de porqué Jobs no sólo es un genio de la tecnología, sino también del storytelling, al usar técnicas de narración para hacer las historias más atractivas y crear una conexión emocional con la audiencia, aun cuando se trata de un reproductor digital con una tasa de compresión de 160K bps y 5GB.
No cabe duda, de que el storytelling más efectivo es el que transmite emociones a través de historias.

¿Qué es el storytelling?

El storytelling es la forma en que se narra una historia para conectar y emocionar a quien la oye para que le sea difícil olvidarla; es una técnica muy utilizada en marketing y relaciones públicas cuyo objetivo es captar la atención de la audiencia.

La mayoría de las decisiones de compra se basan en una conexión emocional con el consumidor. Las historias hacen que una persona imagine y sienta emoción por utilizar un producto o servicio y considere comprarlo. 

El trabajo de las agencias de relaciones públicas es crear un plan de comunicación que tenga una narrativa con un storytelling que emocione a la audiencia a la que se dirige sobre los valores de la marca o un producto o servicio.

En relaciones públicas un buen storytelling  da fuerza a la narrativa de los mensajes que se quieren comunicar.  

¿Por dónde comenzar?

Para conectar con la audiencia –o atraer clientes potenciales– hay que sustituir conceptos áridos y abstractos por historias relacionadas con la marca, como los estudios de caso o casos de éxito y usar un lenguaje rico en estímulos emocionales

Los casos de éxito presentan historias de clientes reales que han tenido experiencias satisfactorias con la compra o uso de un producto o servicio y que, con un buen storytelling, puede ser inolvidable.

La estructura narrativa más usada es “El viaje del héroe” en donde el personaje central de la historia atraviesa una serie de situaciones y conflictos antes de llegar a un desenlace.

El viaje consta de doce etapas, que incluye la llamada a la aventura, su reticencia inicial, el mentor, el cruce de umbrales, pruebas, aliados y enemigos,  la recompensa, el camino de vuelta y la resurrección.

Usar este storytelling para desarrollar estudios de caso ayuda a que la audiencia se identifique con el protagonista y se involucre con la marca. 

  • El problema del cliente
  • La solución de la empresa
  • Los resultados obtenidos

Hay que adaptar las diferentes etapas a nuestro storytelling empresarial. Por ejemplo, la llamada la aventura se traduce en  la compañía reconociendo un problema y buscando su solución. El encuentro con el mentor puede ser la llegada de un nuevo CEO, la “resurrección” o  resurgimiento de un buen producto o servicio.

En tu storytelling siempre destaca los elementos que hacen a la marca única y lo positivo que las personas encontrarán en lo que se ofrece o cuenta y busca crear una experiencia inolvidable.

SEO: storytelling