¡Que no te mate el home office!

Para muchos, poder trabajar en la modalidad home office es un sueño. La mayoría de las personas que tienen que ir a una oficina a laborar, se sienten abrumados por el tiempo en el tráfico, las largas horas que deben estar en un solo lugar e incluso el comprar ropa continuamente para asistir al trabajo. Sin embargo, muchos que ahora están iniciando en esta modalidad, se topan con que es más difícil de lo que creen.

Pero no te preocupes, con estos sencillos consejos podrás disfrutar del home office y no morir en el intento:

  1. Vístete como si fueras a la oficina: Los seres humanos necesitamos rutinas para poder funcionar. Por lo tanto, cumplir con tu ritual para prepararte cada mañana es un paso importantísimo para aumentar tu productividad. No es necesario que uses el atuendo más formal pero si en algo cómodo. Quedarte en pijama solo te hará sentir aletargado
  2. Cumple con tu mismo horario: Dicen que el que sabe administrar su tiempo, tiene el secreto de la vida y ¡es real! Tener brechas de horarios determinadas te ayudará a poder priorizar tus tareas y también a mantener la mente ocupada. Recuerda, estás trabajando aunque no estés en una oficina.
  3. Quita las distracciones de tu entorno: Será imposible que puedas hacer un buen trabajo si tienes la televisión encendida. Por otro lado, será muy fácil querer realizar la limpieza de tu casa o acomodar tus estantes, ¡evítalo! Será imposible que te concentres si tratas de acaparar muchas actividades al mismo tiempo.
  4. Ponle pausa a las redes sociales: Es muy sencillo perderse entre fotos, comentarios y videos chistosos pero esto será contraproducente. Puedes desactivar las notificaciones en tu celular y cerrar sesión desde tu computadora. Recuerda entre más concentrado estés, podrás acabar tus pendientes antes y poder relajarte un poco más.